Luly Bossa y su hijo Ángelo, positivos para coronavirus

La noticia fue confirmada por la actriz a través de su cuenta en Twitter.
El más reciente informe del Ministerio de Salud indicó que en el país se han contagiado de coronavirus 2.305.884 personas, de los cuales 30.845 son casos activos. Además, la entidad reportó que el virus ha dejado 61.243 fallecidos en Colombia.

A propósito de casos de coronavirus en el país, la actriz Luly Bossa anunció a través de su cuenta en Twitter que ella y su hijo Ángelo dieron positivo para covid-19, aclarando que el joven se encuentra bien de salud, mientras que a ella le debieron poner oxígeno.

“Ángelo y yo dimos positivo para covid. Él está muy bien gracias a Dios. Solo dos días de fiebre. Yo la he visto negra, es una mierda. Ir al baño o subir las escaleras es un suplicio. Ya tengo oxígeno”, anunció Bossa a través de la mencionada red social.

Inmediatamente, los seguidores de Luly Bossa le enviaron a través de Twitter mensajes de apoyo ante este momento tan difícil por el que atraviesa la actriz: “Mucha paciencia Luly, en mi núcleo familiar también estamos pasando por la misma situación, lo peor de está enfermedad es el pánico que genera y que da mayor sensación de dificultad respiratoria, mucha oración, Dios no nos abandona (…) Hidratación descanso y las medicinas que te manden muy juiciosa …. orando por ustedes ! Todo va a estar bien (…) Ánimo, pendiente de la saturación de oxígeno y mucha disciplina con la medicina que estés tomando, mucha fortaleza. Un abrazo tu puedes”, fueron algunos mensajes de los cibernautas en Twitter.l hijo de la actriz, Ángelo Bossa, fue diagnosticado con Distrofia Muscular de Duchenne (DMD) cuando tenía 10 años. Han pasado casi 8 años desde ese momento. Llegar a esa conclusión fue un camino largo para su madre, Luly, quien deambuló con su hijo menor durante años entre especialistas buscando una explicación de por qué él no mostraba la motricidad de los niños de su edad, no podía saltar con facilidad y se caía tan a menudo.
La DMD hace parte del grupo de enfermedades conocidas como raras o huérfanas y por ello, obtener un diagnóstico temprano es difícil, así como un tratamiento curativo, aunque el avance en estos sí han mejorado la expectativa y calidad de vida de quienes la padecen. Lo que se sabe sobre la causa de esta forma de distrofia, una de las más comunes entre niños, es que es hereditaria y transmitida por la madre a sus hijos hombres a través de una mutación del gen de la DMD que se encuentra en el cromosoma X.

Según los expertos, los hijos varones de las mujeres portadoras tienen el 50 por ciento de posibilidades de padecer la enfermedad, mientras que las hijas tienen a su vez el 50 por ciento de posibilidades de ser portadoras. Existen algunos casos en los que no se ha encontrado una relación de la enfermedad con la historia familiar y se considera que es una mutación espontánea del paciente.

La Distrofia Muscular de Duchenne es oficialmente una enfermedad neuromuscular que degenera los músculos esqueléticos, lisos y cardíacos de manera progresiva. Las primeras señales de la DMD aparecen pronto en los niños, pues se nota desde cuando empiezan a caminar ya que aprenden de manera más tardía y más adelante, por los retrasos del desarrollo motor que provoca la enfermedad, no son capaces de correr o saltar normalmente por la debilidad de sus músculos.
Otro síntoma que puede indicar el desarrollo de esta enfermedad es el agrandamiento de las pantorrillas de los niños, pues el gemelo es reemplazado por grasa y otros tejidos que no aportan fuerza, únicamente un aumento del tamaño del músculo. Entre los 5 y 6 años, empiezan a caerse con frecuencia y necesitan ayuda para levantarse del suelo. También evidencian dificultad para subir escaleras, problemas de conducta, retraso en el habla y en el aprendizaje son otras manifestaciones comunes de esta distrofia muscular.